Cómo reconocer y prevenir el abuso infantil - Banner Image
Anna Bartlett

De:  Anna Bartlett - Escritora y especialista en educación | Gerente de proyectos del sitio web

Cómo reconocer y prevenir el abuso infantil

Miré fijamente la pantalla de la computadora, confundida.
¿Él era el niño que había sufrido abuso, y yo no me di cuenta?
 
Como nueva becaria en la conferencia de mi iglesia local, yo participaba en una capacitación en protección infantil por primera vez. El programa de instrucción me guiaba a través de diferentes escenarios hipotéticos como consejera del campamento. Los campistas ficticios hacían o decían algo, y yo debía responder.
 

En cada escenario, yo tenía la mirada puesta en algunos niños que podían ser víctimas, pero estaba segura de que uno de los niños no tenía problemas. Parecía feliz y cómodo al compartir las experiencias vividas en su hogar. Hablaba con cariño de sus amigas las hormigas cuando todo el mundo compartía sus experiencias con las mascotas que tenían en su casa.
 
Al final del campamento, sus tutores no aparecieron. Cuando le pregunté si yo podía llamar a alguno de sus padres o a otra persona aprobada para que lo vinieran a buscar, rompió en llanto y me rogó que no llamara a otra persona.
 
Me dijo que su padre lo golpearía si lo venía a buscar alguna otra persona, e insistió en que estaba bien que lo dejaran solo a esperar. Luego me dijo que a menudo se quedaba solo en su casa durante largos períodos. Supe que su padre lo dejaba encerrado en el garaje mientras él salía. En el garaje, el padre no le dejaba alimentos, ni agua, calefacción, aire acondicionado o instalaciones sanitarias. Durante esas horas solitarias, el niño observaba a sus amigas las hormigas porque no tenía otra cosa que hacer.
 
El programa de capacitación explicaba qué próximos pasos debía seguir ahora que sospechaba que había abuso. Yo no dejaba de mirar la pantalla de la computadora mientras el rostro del niño me observaba. Me quedé mirando la imagen ficticia de este niño, que representaba a tantos niños reales que sufren abuso a lo largo de su vida.
 

El abuso puede ocurrir en cualquier parte

Los niños pueden sufrir abuso:
  • En el hogar
  • En la escuela
  • En las actividades de la iglesia
  • De parte de adultos
  • De parte de los padres
  • De otros niños
Como consejero de campamento, maestro de la escuela sabática, líder de Exploradores o maestro de escuela, su trabajo con niños incluye la responsabilidad y el privilegio de proteger a esos niños de sufrir daño. Cuando toma medidas adecuadas de protección de los niños, usted puede:
  1. Evitar el abuso
  2. Reconocer un posible abuso
  3. Denunciarlo para impedir que se siga produciendo el abuso.
 

5 maneras de evitar o detener el abuso infantil

 
  1. Investigación de antecedentes: Realice una verificación de antecedentes de todo el personal y de los voluntarios antes de que se les permita trabajar con niños en su ministerio. Repita esta verificación cada tres años. Si la verificación de antecedentes muestra que el posible voluntario o miembro del personal tiene antecedentes de abuso infantil, no podrá trabajar con niños.
 
  1. Capacitación en protección infantil: Capacite a todo el personal y a los voluntarios para que reconozcan y denuncien cualquier posible abuso infantil. Comuníquese con la conferencia de su iglesia local para conocer los programas de uso recomendado.
 
  1. Supervisión: Planifique una adecuada supervisión infantil durante todas las actividades de su ministerio. Conozca más sobre mejores prácticas de supervisión en la hoja informativa de supervisión de jóvenes.
 
  1. Hable con los niños y jóvenes acerca del abuso: Hable con los niños que están bajo su cuidado sobre:
    1. Consentimiento
    2. Tipos de abuso
    3. Propiedad del cuerpo
    4. Caricias apropiadas
    5. Cómo denunciar abuso
 
Un número de casos de abuso infantil cada vez mayor tiene que ver con el abuso de un niño a otro. Hable con quienes están bajo su cuidado acerca de cuáles actividades son sanas y cuáles no, y cómo pedir ayuda si se encuentran en una situación insegura.
 
Utilice la hoja informativa sobre caricias apropiadas para hablar con los niños sobre caricias apropiadas e inapropiadas.
 
  1. Denunciar un posible abuso: Si usted sospecha que se está produciendo un abuso, denúncielo de inmediato al líder de su ministerio. No espere a que otra persona denuncie el abuso.
A su vez, los líderes del ministerio deben denunciar el abuso o la negligencia llamando al funcionario local de servicios de protección infantil o a las fuerzas de seguridad para que los profesionales puedan evaluar la situación. La ley exige que se denuncie el abuso.
 
Notifique a Adventist Risk Management, Inc. (ARM) al mismo tiempo que su aviso a los servicios de protección infantil o a la policía.
 

Usted puede marcar una diferencia

Si trabaja con niños, puede ayudar a protegerlos del abuso. Use la información de este artículo para prevenir el abuso en su ministerio. Si usted no es líder en su ministerio, pero observa que en un área de su ministerio es posible mejorar la protección al niño, comuníquelo. Comparta este artículo con alguien que trabaje con niños. Su acción puede evitar que otro niño sufra abuso.